Archivo de la categoría: Actividades en familia

Mi peque no come bien

Estándar

Little girl with a bowl of vegetables

Esta es una de las grandes luchas que tenemos los padres: conseguir que nuestros peques coman de todo y de manera equilibrada.

No es fácil porque cada peque es diferente pero si seguimos algunas pautas, la cosa puede resultar algo más sencilla:Comiendo bien cocinando

1. Haz a tu peque partícipe de la elaboración de la comida. Ayudarnos a batir un huevo, a servir un puré o presentar un plato hará que nuestros peques se sientan atraídos por “su obra” y se la comerán con mucha más facilidad.

2. No pongas demasiada comida en el plato. Hay estudios que demuestran que los peques se “agobian” si ven demasiada comida en el plato. Es mejor que repitan si se quedan con hambre.

3. Intenta que en un mismo plato haya diferentes texturas. Esto ayudará a nuestros peques a investigar y descubrir las características de cada alimento de forma divertida.

4. Usa colores diferentes. Para hacer atractivo el plato. Seamos sinceros, a nadie le gusta ver una triste rodaja de merluza en el centro de un plato blanco. ¿Por que no lo acompañamos con unos trozos de tomate, algunos espárragos, un poco de brócoli, y unas zanahorias hervidas? Nuestro plato será una explosión de color y de salud!

5. Intenta hacer formas geométricas. Esto, al igual que la variedad de colores y texturas, ayuda a atraer la atención de nuestros peques y les incentivará a la hora de comerse los alimentos.

Además de estos consejos, en Pequecosas.com os ayudamos poniendo a vuestra disposición unos divertidos platos y cubiertos que harán muuuucho más fácil la tarea de alimentar correctamente a nuestros peques. Pincha AQUÍ y descúbrelos.

Pack Ahorro No Normal

Anuncios

Mi peque se enfada constantemente y no se qué hacer para evitar las rabietas

Estándar

Rabieta niño

Bienvenid@ al club! Ahora sí que te puedes considerar padre o madre al 100%.

Si las rabietas de tu peque son insoportables en casa, imagínate cuando las ejerce en público. ¡¡Menuda vergüenza pasamos!!

Es imposible evitar todas las rabietas pero si existen algunos trucos y pautas que nos pueden ayudar a minimizar sus efectos e, incluso, evitar que se produzcan muchas de ellas:Bebé grosero

1. Es VITAL que, ante una rabieta, ambos progenitores estén de acuerdo. No vale jugar a “poli bueno, poli malo” porque entonces, no tendremos nada que hacer.

2. Cuando vuestro peque empiece a liarla, IGNORADLE. Si no damos importancia a su comportamiento, verá que no consigue captar nuestra atención y dejará de actuar así. Es muy complicado, lo sabemos, pero es muy efectivo.

3. Por mucho que grite tu peque, vosotros NUNCA perdáis los nervios y no le gritéis. Esto solo haría empeorar la situación. Tratad de resonar y argumentarle por qué habéis tomado la decisión que le ha hecho enfadarse.

4. Si vuestro peque es de costumbres (por ejemplo: enfadarse cuando está cansado o muy alterado), evitar que llegue a esa situación (por ejemplo: acostándolo antes de que se pille la rabieta)

5. Si la rabieta ha tenido lugar en un sitio público, es muy importante pedir disculpas a la gente que nuestro peque y nosotros mismos hayamos podido molestar. Esto le hará tomar conciencia de lo que se debe hacer cuando no se comporta correctamente.

6. Premia a tu peque cuando actúe de forma adecuada y no se enfade. No hace falta comprarle nada! con un gesto de cariño y recordándole lo orgullosos que estáis de el bastará. El refuerzo positivo es vital en cualquier etapa de la vida.

¿Debo hablarle a mi bebé?

Estándar

¡¡Claro que si!!

Es este blog ya os hemos contado que los bebés oyen desde las semana 20 de embarazo. Desde ese momento el sonido se convierte en una fuente más de aprendizaje.

Hablando al bebé

Una vez nacidos, los bebés aprenden el lenguaje como si fuesen esponjas. De hecho, durante el primer año de vida, son capaces de comprender 200 palabras.

Es muy importante que les hablemos en un tono pausado, mirándoles a los ojos y cerca de su cara. Así reforzaremos las técnicas de aprendizaje.

Si en casa habláis más de un idioma, mucho mejor!. Es vital que durante los primeros años de vida transmitamos a nuestros hijos todo el conocimiento posible de la forma más natural que podamos. Podéis inventar juegos que ayuden a los peques a desarrollar un bilingüismo. Por ejemplo, podéis enseñarle las palabras en diferentes idiomas usando colores, animales etc.

Recuerda que el tono de voz que uses es tan importante como lo que le digas. De hecho, cuando los peques empiezan a balbucear, lo hacen imitando el tono de voz que usamos los adultos en función del mensaje que queremos transmitirles.

También es muy importante ayudar a los peques en sus primeros balbuceos para que aprendan a nombrar las cosas correctamente. Si tu peque repite constantemente “ma-ma-ma-ma-ma-ma” para referirse a “mamá”, insiste en la pronunciación correcta de la palabra: “ma-má”

¿Tendrá mi peque celos cuando nazca su herman@?

Estándar

De antemano te aseguramos que sí.

Es poco alentador pero es lo que hay. Ten en cuenta que tu peque ha sido el rey o la reina de la casa y que, en breve, tendrá que compartir reino (y eso no es plato de gusto para nadie).Celos niño

Los celos no siempre se manifiestan en forma de rabietas o enfados. También puede hacerse visible mediante una mayor timidez de tu peque, o volviendo a retomar costumbres que había dejado (como usar chupete, hacerse pis o inapetencia a la hora de comer).

Afortunadamente hay algunas cosas que puedes hacer para minimizar el efecto negativo del nacimiento del nuevo hermano en tu peque mayor:

Pequecosas.com

– Dedícale tiempo. Es vital que no dejes a tu peque de lado. Ya sabemos que un recién nacido ocupa muuuucho tiempo pero eso no es excusa para que dejemos de prestar atención a nuestros otros hijos.

– Intenta mantener sus horarios y rutinas en la medida de lo posible. Así el impacto de la llegada del bebé será menor.

– Ignora su mal comportamiento (aunque a veces te saque de quicio) y prémiale cuando se porte bien.

– Recuérdale constantemente que le seguís queriendo y que la única diferencia es que ahora repartís vuestro amor entre dos (o los que sean) hermanos. Para reforzar esta afirmación, ponle un ejemplo sencillo para el. Pregúntale si cuando está con papá quiere decir que ya no quiere a mamá o viceversa. El que pase un tiempo con uno de los dos no quiere decir que deje de querer al otro.

 

 

 

¿Es el parque de juegos una celda para nuestro peque?

Estándar

Tengo que reconocer que cuando mi hija empezó a hacer un uso lúdico de su parque de juegos (antes solo lo utilizaba para dormir) yo llegué a pensar que ese artefacto sería útil hasta que la niña tuviese 20 años.Bebé jugando en parquecito

Me dije a mi mismo: “Esto es lo mejor que ha entrado en casa. Ya tenemos a la niña entretenida y controlada!” y, parcialmente, esto es verdad.

Durante la etapa en la que los peques aún no han comenzado a gatear (o están aprendiendo), el parquecito es un lugar seguro dónde poder jugar de forma segura.

Lo ideal es que en su interior tengan algunos juguetes para que los peques no se aburran y que, de vez en cuando, se los cambiemos por el mismo motivo.

Uno de los gadgets más prácticos que podemos usar en los parquecitos son las anillas. Se enganchan en los bordes superiores y sirven para incentivar a nuestros peques a ponerse de pie al agarrarse a ellas.

Intenta, si las dimensiones de tu piso lo permiten, tener el parquecito en la misma estancia en la que te encuentres (para  que tu peque no se sienta solo y pueda observarte)Niños jugando en alfombra Tessell

Ahora viene lo más importante: cuando tu peque empiece a dejar claro que no le gusta el parque, no le fuerces. Intenta buscar alternativas como las alfombras de juego.

En Pequecosas.com os proponemos las Tessell porque, además de divertidas y originales, se convierten en divertidos balancines. Así tenemos dos juguetes en uno: Alfombra y balancín.

Sin lugar a dudas es uno de los gadgets más originales y prácticos que hemos encontrado.

¿A qué edad puede ir mi peque al cine?

Estándar

Bebés en el cine

Seguramente una de las cosas que más echas de menos desde que tu peque llegó, es poder ir al cine. A lo mejor has podido hacer alguna escapada pero si te apetece pasar una tarde de cine en familia tal vez te interese seguir leyendo.

Es imposible concretar una edad a partir de la cual los peques puedan ir al cine. Hay padres que los llevan a los 2 años y otros que a los 4 años siguen sin estar seguros de dar el paso. La media de edad está en torno a los 3 años pero, como en cualquier otra fase del desarrollo de los peques, cada uno tiene su ritmo. 😉

Aun así, nosotros te damos algunas pistas que te pueden ser de utilidad:

 – Si tu peque es capaz de ver una peli en casa del tirón (o casi), es buena señal.

 – Si tu peque se puede quedar sentado durante hora y media sin agobiarse mucho, también es buena señal.

En el caso de que se cumplan estos dos requisitos, puedes hacer una prueba en casa:

 – Elige una peli que no haya visto tu peque (y que le pueda gustar, claro, a ver si le vas a enchufar un “Lo que el viento se llevó” y lo traumamos!)

 – Convierte tu salón en una sala de cine. Prepara palomitas, apaga la luz y tratad de estar en silencio.

Bebé alucinando en el cine

Si esta prueba funciona, todo apunta a que tu peque puede ser un/a cinéfil@ en potencia. Aun así, nuestra recomendación es que la primera vez que vayas al cine con tu peque, elijas una película con personajes que conozca. Ten en cuenta que la pantalla del cine es muuuucho más grande que la tele de tu casa, que los efectos de sonido y el volumen pueden intimidarle y que el ver la película a oscuras a lo mejor tampoco le agrada mucho.

Además, te recomendamos que cojas butacas al lado del pasillo (para poder hacer excursiones al wc o salir por piernas en caso de que haya que abortar la experiencia cinéfila de tu peque) y que te hagas con un cargamento de palomitas o chucherías (que no hagan demasiado ruido).

The End